lunes, 23 de abril de 2012

25000 kilómetros

1900 kilómetros para llegar desde Barcelona al
Cabo de San Vicente en Portugal
Este fin de semana, casi sin darme cuenta, he hecho mis primeros 25000 kilómetros en moto!!!

Fué en Junio de 2010 cuando saqué del concesionario mi Honda CBF 125 y hacía mis primeros kilómetros como motero. Sabía que no me estaba comprando la moto solo para ir al trabajo, quería ser un motero, quería salir cada fin de semana de ruta, quería hacer grandes viajes en moto como los de esas crónicas que no paraba de leer por internet. Estaba totalmente obsesionado con las dos ruedas!!

Con la única experiencia de ir en bici, me planté un viernes por la tarde, en pleno paseo san Juan de Barcelona, con mi reluciente CBF blanca. Que decir que para salir del concesionario me costó la vida... se me caló como 5 veces, dando acelerones sin soltar el embrague... ufff que mal lo pasé y, al mismo tiempo, como disfruté. Sin rumbo alguno, iba circulando poco a poco haciéndome a eso de cambiar de marcha, embragar, acelerar, etc... poco a poco, cuando ya más o menos sabía lo que tenía entre manos, empecé a dirigirme a una gasolinera para llenar el depósito.

Ese mismo día, seguí haciendo kilómetros por la ciudad y las rondas hasta un total de 63 kilómetros :) Era solo el principio!!!

Por desgracia, desde esas fechas he tenido dos "paradas" que han evitado seguir sumando kilómetros: cuando me robaron la CBF (estuve varios meses hasta que me saqué el carnet y pude empezar a rodar con la Hornet 250) y este invierno que, por falta de dinero, no tenía equipación suficiente para cojerla con el frío que hacía.

Sé que para algunos, 25000 kilómetros, no es nada y, para otros, es mucho.... para mi es solo el principio! En todos esos kilómetros he tenido la ocasión de rodar con sol, lluvia, niebla, viento, nieve, cansancio, etc... y, toco madera, todavía no me he caído. Aún así, noto que cada vez que estoy encima de la moto aprendo algo nuevo, una nueva sensación, que me anima a seguir hacia delante.

Participar en foros como Moterus, leer las crónicas de gente como Miquel Silvestre, ver documentales como Long Way Round, son mis principales fuentes de inspiración y motivación...

Solo me queda una cosa, seguir sumando destinos, seguir sumando experiencias, seguir sumando vivencias y, sobretodo, seguir sumando kilómetros :)


viernes, 20 de abril de 2012

Destino los Alpes - 2a parte: Austria, Alemania y Suiza

Como os había prometido, aquí va la segunda y última parte de mi viaje por los Alpes, sin duda alguna mi parte favorita!! :)

Dia 4: Udine - Gratz

Por fin!!! Ya estaba apuntito de entrar en Austria, me quedaban unos últimos kilómetros en Italia por una preciosa carretera que seguía el curso de un río de color blanquecino, muy curioso, del cual no recuerdo el nombre...

Llegando a la frontera con Austria, los carteles en dirección Eslovenia se hacían muy tentadores pero, por desgracia, no tenía la cartografía de dicho país en el GPS y tampoco me sentía tan valiente en mi primer viaje fuera de España :) Así que seguimos la carretera y entramos, por fin, en Austria.

Todo lo que recuerdo es un verde intenso y un olor a madera increíble, qué pasada de carretera!!! El primer tramo transcurría por varios pueblos cercanos a estaciones de ski, de hecho, se veía  bastante gente preparada para hacer excursiones por aquellas montañas.

Con el paso de los kilómetros y según me iba adentrando en Austria, entré en una zona menos montañosa pero igual de bonita, pasando contínuamente por pueblecitos de película, llenos de flores en las jardineras de las ventanas; estaba viviendo un capítulo de Heidy.

Pero de nuevo, en el horizonte, asomaban unas increíbles montañas que debía atravesar para llegar a Gratz, así que sin prisa pero sin pausa fui siguiendo las indicaciones del GPS hasta llegar a una carreterita, bastante estrecha y algo en mal estado, que cruzaba aquellas montañas. En aquel caso, la mejor ruta para llegar a Gratz era una carretera en mucho mejor estado pero que rodeaba la montaña, cosa que no quería hacer en absoluto, quería curvas!!

 La carretera no invitaba a ir demasiado rápido, el paisaje tampoco! En cada orquilla, la vía iba ganando metros en altura y se empezaba a avistar un paisaje increíble, la verdad es que son momentos para vivirlos en persona, porque no es solo el ver la foto... es estar allí, bajarte de la moto, apagar el motor y disfrutar del momento de paz, del silencio y de ese increíble lugar.




Es una pena que no tuviera el detalle de apuntarme las carreteras por donde pasé o los puertos de montaña, porque ahora mismo estoy buscando en Google Maps el nombre del puerto pero soy incapaz de recordar el camino exacto. Fallos de un novato :)

En la parte más alta, un pequeño mirador con esta curiosa fuente, me invitó a detenerme un rato... no quedaba demasiado camino para llegar a Gratz y ahora tocaba hacer la bajada. Una bajada que se anunciaba bastante pronunciada, así que mejor ir tranquilo y no abusar de los frenos, que no quería llevarme ningún susto.

La verdad es que esta jornada fué bastante dura, aparte del cansancio de la carretera de montaña y sus baches, en el último tramo hasta llegar a Gratz hizo un calor terrible... cual fué mi sorpresa cuando al llegar al camping me encuentro con esto...


... así que después de montar la tienda, tocaba un buen baño y una buena merienda a base de crêpes con nutella que vendían allí mismo :) Hay que cuidarse!!

Dia 5: Gratz - Salzburgo

Como cada mañana, las ganas de cojer la moto y empezar a rodar se juntaban con las pocas ganas de desmontar la tienda y cargar todo el equipaje en la moto, pero que remedio... Salgo de Gratz con dirección a Salzburgo, preguntándome si tendré la misma suerte del día anterior y pasaré por lugares tan bonitos.

Pronto me di cuenta que así sería. Volvía a conducir la moto por unas preciosas carreteras de montaña, pasando constántemente por pequeños pueblecitos, como por ejemplo Salla, donde me sirvieron un capuccino delicioso.



Después del capuccino tocaba seguir haciendo kilómetros, siempre por el mismo tipo de carreteras...




... y por el mismo tipo de pueblecitos ...





Por fin llegué a una zona que había visto en el GPS y tenía ganas de ver, la zona de Salzkammergut, donde había toda una serie de lagos, algunos realmente grandes, que invitaban a bañarse, aunque tuve que conformarme con pasear alrededor de ellos :)




Y de nuevo tocaba darse un buen homenaje... kartoffelsalat y frikadellen para comer. :)


A media tarde por fin llegué a Salzburgo. Tenía tiempo suficiente para montar la tienda, darme una duchita e ir a visitar la ciudad. Tengo que decir que la ciudad me sorprendió muy grátamente, era preciosa!! Me gustó mucho el paseo que había por el río, sus puentes, sus calles peatonales y, en general, el ambiente tranquilo que se respiraba.






Dia 6: Salzburgo - Friedrichshafen

Originalmente, el plan que tenía para la sexta etapa era entrar en Alemania y adentrarme hacia el centro, dirección Luxemburgo. Pero las famosas autopistas alemenas, con carriles muy anchos y sin límites de velocidad en algunos trayectos, resultaron ser un auténtico coñazo!! Además, el terreno era totalmente llano y no había montañas a la vista, me estaba alejando de los Alpes y no me estaba gustando.

Así que paré en un area de servicio y después de un rato con el GPS decidí poner rumbo al lago de Constanza, más concrétamente a la ciudad de Friedrichshafen. 

El pueblo es bonito pero es demasiado turístico. De hecho, en el camping donde dormí esa noche, estaba lleno de adolescentes que la liaron bien hasta bastante tarde. Para colmo, cuando por fin dejaron de molestar, cayó un aguacero increíble!! Durante toda la tarde ya se veían de los Alpes unas nubes muy amenazadoras y descargaron a conciencia durante la madrugada.






Día 7: Friedrichshafen - Interlaken

No hay cosa que me moleste más que desmontar la tienda de campaña cuando ha llovido, primero por tener que guardarla mojada y segundo por lo incómodo de estar todo pringado, pero bueno, si vas de camping son cosas que tienes que aceptar, tampoco nos vamos a poner en plan finolis ahora... 

Con todo los bártulos en la moto, empecé a recorrer kilómetros dirección Interlaken!!! Hoy el día prometía emociones fuertes :)

El primer plato del día fué una breve visita a la ciudad de Zurich. 
Primero de todo comentar que conducir por algunas zonas de Zurich fué una auténtica pesadilla!!! Trambía, trolebús, autobús, coches, etc... calles de adoquines, con vías, con obras... realmente hubo un momento que me puse de mal humor y todo, pero bueno... cuando por fin llegué a una zona mucho más tranquila, aparqué la moto y fuí a dar un pequeño paseo.

Escondido en un callejón estrecho, me encontré una cafetería, con mesas pequeñitas atornilladas a la propia pared del edificio, donde me sirvieron una tarta de manzada realmente exquisita!!! Pero claro, estamos en Suiza, así que la broma me costó 13 euros!



Descansado, con la barriga llena y con la cartera vacía, volví a subirme a la moto rumbo Interlaken! Según el GPS no estaba demasiado lejos y la carretera era una auténtica preciosidad: curvas suaves, lagos, montañas, estaba disfrutando como pocas veces lo había hecho!!!


De repente, me encuentro una señal grande, con fondo amarillo, y texto en alemán, que no parecía ser demasiado amigable, pero tampoco entendía nada, así que, inocente de mi, seguí la carretera que me marcaba el GPS, ya solo faltaban 80 kilómetros para llegar a Interlaken... hasta que kilómetros más adelante me encontré con la señal de carretera cortada!!

Menuda faena... ahora tocaba buscar una ruta alternativa, lo cual resultó un poco difícil con el GPS porque, al ser muy sencillito y no entender de carreteras cortadas, tuve que buscar primero el nombre de otro pueblo para poder hacer el rodeo. La broma me salío por 2 horas adicionales. Por suerte, iba muy bien de tiempo y, esas dos horas extras, las pude disfrutar como un enano subiendo por un puerto de montaña que, aunque no demasiada altura, tenía unas vistas preciosas!!! Sin duda estaba resultado el mejor día de los que llevaba de ruta.



Interlaken!!! Por fin, después de bastantes horas de moto, llegué al destino que más ilusión me hacía de todo el viaje. Había escuchado hablar a muchísima gente sobre esa zona y la verdad es que cumplió mis espectativas con creces :)

Puede que sea un pueblo muy turístico, pero no agobia como otros. Las vistas que hay desde cualquier punto de la ciudad son una pasada, sobretodo la imponente presencia del monte Jungfrau. Sabía que este iba a ser uno de mis últimos destinos, así que decidí quedarme dos días, además, el camping donde iba a dormir, estaba muy bien!! 



Esa misma tarde, después de montar la tienda y descargar las cosas de la moto, me fuí a dar una vuelta por una de las carreteras que bordean uno de los lagos. No creo que haga falta explicar demasiado no? Curva tras curva alrededor de un enorme lago situado en Suiza :)

Dia 8: Interlaken

A la mañana siguiente, con bastante fresco, fuí a pasear a pie por el pueblo. Como era bastante pronto, los típicos turistas del día anterior se habían transformado en lugareños que iban a hacer sus compras o a abrir sus negocios, un ambiente totalmente distinto y muy encantador. 





Al mediodía, visita a un supermercado y a comprar algo para comer... hacía un sol precioso, así que fuí al camping para comer y luego hecharme una buena siesta :)



Por la tarde, y para ir cerrando el día, decidí subir al monte Harder Kulm utilizando el funicular Harderbahn, menudas vistas!! Con un desnivel de 755 metros, la perspectiva de la ciudad y de las montañas que la rodean son muy bonitas. Además, cuando llegas a la parte más alta, muy oportunamente, hay una terraza donde tomarte una cervezita disfrutando de semejantes vistas.






Dia 9: Interlaken - Barcelona

La última noche que dormí en Interlaken, cayó un señor diluvio a media noche, por suerte, la tienda, una Coleman Bedrock II, no caló ni una sola gota.

Tocaba recojer todo, atarlo bien atado a la moto y volver a la carretera. El destino de hoy era pasar por Laussane y llegar a algún lugar indeterminado de Francia para dormir.

La verdad es que esa mañana me levanté bastante triste, sabía que el viaje estaba acabando y, el recorrido que me esperaba, se iba alejando de los Alpes, por lo que cada vez se iría volviendo más llano y mas soso. Efectivamente así fué, a medida que iba entrando en la parte francofona de Suiza, el terreno era cada más llano hasta el punto en que, cuando llegué a Laussane, me pareció hasta feo!! Segúramente más por la predisposición negativa que llevaba que no porque realmente fuera feo... el tema es que en ese punto, y repostando en una gasolinera, decidí que tampoco quería pararme a dormir en Francia: haría mucha calor, no habría nada que visitar y no quería gastar más dinero. Lo tenía claro, iba a tirar hasta Barcelona!

A pesar de haber estado evitando las autopistas durante todo el viaje, sobretodo en Suiza, en cuanto entrara en Francia iría directamente a la autopista para poder llegar a Barcelona lo antes posible. Iba a ser una tirada muy bestia y sabía que iba a acabar totalmente destrozado... pero era el último día y quería llegar a casa.

Dicho y hecho, crucé la frontera, dejé atrás Suiza y el resto de día fue autopista y areas de servicio...

En este punto, me gustaría recordaros que este viaje lo hice con la Hornet, sin ningún tipo de cúpula o protección contra el viento, por lo que el castigo de mis brazos era más que considerable a intentar aguantar una media de entre 130 y 140 por las diversas autopistas que tuve que pasar. Además, tanto el consumo de gasolina como el de los propios peajes, hicieron de la jornada casi una de las más caras. Aunque claro, estaba haciendo casi 1000km en un solo día!!

La jornada me sirvió para hacer memoria de todo lo vivido, de ir en moto a la aventura, de tener un rumbo sin tener un destino, de lo mucho que me gusta viajar en moto y lo mucho que había disfrutado. La experiencia, sin ningún tipo de duda, había sido increible!!

Casi 4000 kilómetros, 5 paises, muchas curvas y muchas cosas que mejorar para la próxima gran ruta. Había aspectos del equipaje (lo que llevaba y como lo llevaba) que resultaron ser un error, aspectos de la ruta que hubiera hecho de otra forma pero, son estas experiencias las que te enseñan realmente a hacer cada vez mejores viajes.

Sin lugar a dudas, una especial mención para viajar en moto por Austria, algo que de verdad os recomiendo porque es un país precioso, lleno de gente amable y que os dejará complétamente enamorados!!! Menudo viaje...

Espero que os haya gustado la crónica, porque yo he disfrutado mucho rememorando aquellos días :)