martes, 17 de abril de 2012

Nos robaron los cascos en mitad del viaje...

Estás un día entero visitando una ciudad, pasando calor y cansado hasta la médula, te diriges hacia donde dejaste la moto aparcada pensando en las ganas que tienes de llegar al camping y meterte en el saco pero... NO ESTÁN LOS CASCOS!!!

Eso fué lo que nos pasó hace unos días en Lisboa, en pleno viaje por la península. Dejamos las maletas de la moto en el camping, por lo que los cascos los dejamos atados con una pitón de bici. La moto quedó aparcada en plena zona turística de Lisboa y, por lo visto, un HJC FG15 y un LS2 Mono fueron demasiada tentación para los amigos de lo ajeno, que se las ingeniaron para romper la pitón... aunque sospecho que una simple patada debió ser suficiente.

Evidéntemente la primera sensación fué de impotencia, que sentido tiene robar unos cascos? Que va a ganar el que los robó haciendo eso? Pero inmediantamente la preocupación fué como salir de allí, sin casco no podía mover la moto y, aparte de no poder llegar al camping, tenía miedo de que si la dejaba ahí por la noche, intentaran robar la moto también!! Había que encontrar unos cascos a toda prisa!

El primer intento fué un fracaso, una tienda de deportes con pocos modelos y que no me daban ninguna confianza... vamos, que esos modelos no me lo ponía ni para ir en bici!! Así que hicimos memoria y nos fuímos en busca de un Corte Inglés que habíamos visto el día anterior. Sabíamos que estarían mucho más caros... pero almenos suelen tener marcas de más confianza.

Llegamos al Corte Inglés situado en la parada de metro São Sebastião y, por suerte, era de los que tienen una sección bastante grande para moteros, por lo que había bastantes modelos donde elegir: AGV, Caberg, etc. Así que empezamos a probar modelos (a poder ser baratos).

El resutlado, un Caberg Konda negro mate que es super gustoso, relativamente silencioso para ser un modular y encima con visera solar, que me venía de perlas porque unos días antes se me rompieron las gafas de sol que llevaba para conducir. El único punto negativo es que lleva cierre micrométrico en lugar de doble anilla, un mal menor, aunque reconozco que el micrométrico es más práctico porque te lo puedes cerrar con los guantes puestos, en cambio, con el cierre de doble anilla del HJC tenía que quitarme los guantes siempre.


Muchos más tranquilos, nos dirigimos de nuevo a la moto y pudimos emprender la marcha. La verdad es que ahora nos hace "gracia" la historia, porque es una aventurilla más del viaje, pero la verdad es que en su momento nos quedamos de piedra sobretodo por el "¿y ahora que hacemos?".

PD.: No dejar los cascos en la moto... y si lo haces, almenos ponle un candado en condiciones o directamente una cadena :)