miércoles, 9 de mayo de 2012

España y Portugal en Semana Santa: 1a parte

Llevábamos tiempo pensando en las vacaciones de Semana Santa, no tanto en la ruta que íbamos a seguir sino más bien en lo que tendríamos que llevar para el viaje. La idea era ir de camping siempre que no lloviera, por lo tanto, había que ideárselas para, además de la ropa, cargar los sacos de dormir, las esterillas, la tienda de campaña y el camping gas en la moto. La moto excedía la carga máxima en bastantes kilos... prueba de ello era las veces que hacía tope la suspensión trasera, aún así, la Kawasita se comportó de maravilla :)


Con la moto cargada y el depósito lleno, no había más planificación que las ganas de recorrer la península  a lo largo de toda la costa durante 16 días. El punto de partida sería Almería (decidimos no visitar la costa levantina), a partir de ahí, iríamos decidiendo día a día que ciudad visitar y cuanto tiempo quedarnos en cada una de ellas. No obstante, teníamos tres objetivos, más de carácter simbólico que otra cosa, que marcarían tres etapas claves en el viaje: el cabo de San Vicente, Lisboa y el cabo de Finisterre.

El resultado ha sido un viaje en moto de dos semanas (16 días para ser exactos), más de cuatro mil kilómetros recorridos, sol, lluvia, viento, niebla, frio e incluso nieve!!! Y precísamente por eso ha sido un viaje increíble!!! Una experiencia inolvidable que, además, he podido compartir con mi pareja (convertida ya en toda una motera), lo cual la hace todavía más especial :)

Era sábado, las siete de la mañana y hacía muy bien tiempo... empieza el viaje!!!


Barcelona - Sorbas
La primera etapa no iba a ser agradable... 750km de carretera y autovía separaban Barcelona de Sorbas, pueblo situado en la provincia de Almería donde teníamos reserva para pasar la primera noche. Era la única reserva que habíamos hecho por adelantado... sabíamos que después de la primera etapa acabaríamos bastante cansados, así que mucho mejor si ya sabíamos que nos esperaba una cama y una ducha calentita.

Para no cansarnos demasiado, decidimos ir parando cada 100km aprox., lo que resultó ser todo un acierto porque nos cansamos muy poco!! Salimos de Barcelona sobre las siete y media de la mañana y llegamos a Sorbas sobre las nueve. Casi 14 horas de viaje pero que merecieron la pena para no estar muertos al día siguiente.

El trayecto no tuvo mayor complicación que ir parando a descansar y a hechar gasolina, ni siquiera la ruta a seguir tenía complicación alguna, seguir la A-7 hasta casi llegar a Almería. Solo en los últimos 20 kilómetros se complicó un poco la cosa al caer un aguacero considerable, pero que lo único que provocó fué que aminorásemos la marcha un poco para ir con mayor seguridad.

Ya de noche, llegamos al apartamento donde, por culpa de un pequeño fallo de logística, tuvimos que cenar y desayunar por menos 2 euros!!! xDD Resulta que ninguno de los dos nos dimos cuenta de sacar dinero en efectivo (las manías de usar siempre tarjeta) y, el poco dinero en metálico que llevábamos, era para pagar la habitación. Por suerte, pudimos comprar en un pequeño colmado uno spaguettis, salsa de tomate y una bolsa de pastas para la mañana siguiente. Problema resuelto!! xD

Sorbas - Granada
Primera etapa real del viaje... el objetivo era llegar a Granada pero pasando por carreteras comarcales y pueblos. No queríamos coger la autovía por muy tentadora que resultase.

Saliendo de Sorbas rumbo a Granada

De Sorbas dimos un pequeño rodeo hasta llegar a Albox y a partir de ahí seguimos la carretera la A-334 hasta llegar a Serón, donde cogimos un desvío por la A-1178 dirección Gérgal. El motivo de este desvío no fue otro que aparecer marcado como "zona pintoresca" en el mapa que llevábamos.

Pasando por Serón rumbo al alto de "Calar Alto"

Efectivamente se trataba de una carreterita de montaña que, en pocos kilómetros, subía y subía hasta llegar casi casi a los 2000 metros de altura!! Llegando a la zona más alta, la temperatura había bajado consideráblemente y, de hecho, trozos de nieve asomaban en algunas zonas sombrías del pinar el cual estábamos cruzando. El paisaje era bestial!!



A la llegada al punto más alto de la carretera, un pequeño desvió nos descubrió, situado en el alto de "Calar Alto", varios telescopios de distintos tamaños (algunos realmente grandes) que formaban el Observatorio Calar Alto.

Observatorio Calar Alto
Observatorio de Calar Alto

Tras un pequeño descanso y paseo por los alrededores, emprendimos la marcha dirección Gérgal, ahora tocaba un fuerte descenso con algunas orquillas que eran toda una delicia!! No obstante, todo lo bueno se acaba... así que al llegar a Gérgal, no nos quedó más remedio que coger la autovía dirección Granada.

Ahora solo quedaba llegar a Granada, a poder ser a media tarde, donde nos esperaba una pensión situada en el mismo centro de Granada y que habíamos reservado ese mismo día a través del móvil. Teníamos ganas de llegar e irnos de tapas!!! :)

Aparcando en Granada para subir las cosas a la pensión

Granada - Córdoba
Enamorados de Granada, emprendimos la marcha hacia Córdoba por la N-432. Salimos bastante tarde de Granada... ya que por la mañana habíamos aprovechado para ir a visitar los jardines de la Alhambra. El inicio de la jornada motera no podía ser peor... salir de Granada dirección N-432, todo en obras, en día laboral y lloviendo a mares... fué una auténtica pesadilla y un auténtico peligro!! Entre las obras y la suciedad de la carretera, había zonas del asfalto que eran una auténtica pista de hielo... además, el intenso tráfico de turismos y camiones salpicando agua, hacía muy dificil ver bien.

Cuando por fin conseguimos salir de Granada, pese a la lluvia, nos sentimos muy aliviados. Seguimos haciendo kilómetros hasta que, en un momento en que la tormenta apretó todavía más, decidimos parar en un bar de carretera a quitarnos el frio con unos cafés y esperar un poco a que pasara el temporal.

Tras varios cafés, momento en el cual aprovechamos para buscar un camping cerca de Córdoba con el móvil, emprendimos la marcha de nuevo... ya no llovía y las nubes negras iban en dirección contraria a la nuestra... así que en lo que nos quedaba de día ya no tenía pinta de que nos volvieramos a mojar :)

De nuevo, cogimos un pequeño desvío para poder pasar por carreteras menos transitadas. A la altura de Espejo, cogimos la A-304 dirección Montilla, donde luego seguiríamos por la N-331 hasta llegar al camping, situado cerca de Montemayor. El desvío nos hizo pasar por una zona de olivos muy bonita... además, estaba empezando a anochecer, lo que hacía del paisaje, la carretera y el ocaso un momento precioso.



Como teníamos miedo de que fuera a llover o a hacer mucho frío, reservamos un bungalow, lo cual fué todo un acierto. Llegamos totalmente de noche, y ponerse a montar la tienda hubiera sido un coñazo!! Hoy no habría tapas... pero si que pudimos cenar muy bien en el camping y, sobretodo, barato!! Mañana visitábamos Córdoba y ya tendríamos tiempo de tomar tapas allí xD

En el camping, cerca de Córdoba

Córdoba - Sevilla
Puerta del puente
Tras un buen desayuno, salimos con lluvia dirección Córdoba. El trayecto era corto y por autovía... así que en poco rato ya estábamos visitando Córdoba. El plan del día era llegar hasta cerca de Sevilla, donde habíamos reservado hotel esa misma mañana. De momento el plan de dormir en tienda de campaña no estaba teniendo demasiado éxito :(

Torre de la mezquita de Córdoba
Tras la visita a la ciudad, y con las ganas de poder entrar en la mezquita (justo ese día estaba cerrada), emprendimos camino hacia Sevilla. Esta vez optamos por el camino fácil y sin demasiadas complicaciones... el día estaba muy gris y se veían nubes muy negras que no presajiaban nada bueno!


Salimos de la ciudad por la A-431 y según nos híbamos acercando a Sevilla, el cielo cada vez se ponía más negro... de hecho, mirando al horizonte, se veían las columnas de agua que, por desgracia, estaban justo en la dirección hacia la cual nos dirigíamos...

No hace falta decir que llegamos al hotel totalmente chorreando... bueno, en el sentido de que fué el día que mas llovió. Por suerte, la ropa que llevábamos aguantó bien y no nos caló agua. En las maletas de la moto tampoco entró una sola gota de agua!! Lo cual me sorprendió un poco porque, con la cantidad de agua y siendo unas maletas de 100 euros pensaba que acabaría filtrando algo... Tanto la moto, las maletas, como el invento de los ganchos estaba resultando todo un éxito para cargar todo el equipaje que llevábamos :)

Ni la carretera había sido entretenida ni el día especialmente bonito... así que a la llegada al hotel decidimos aparcar la moto y, aunque era algo pronto, ya nos quedamos en la habitación. Como ya contábamos con días así, habíamos sido suficientemente previsores como para llevarnos el Rummikub y estuvimos hechando unas cuantas partidas hasta la hora de cenar. Al día siguiente teníamos previsto visitar Sevilla a pie, así que mejor irse a dormir pronto para no estar cansados.

La Kawasita pasada por agua...

Sevilla
La Giralda
Por fin, después de varios días pasados por agua, salía el sol!! De hecho, visitando Sevilla, preciosa, pasamos incluso calor, pero eso lo explicará mejor Cris en su blog cuando hable de Sevilla :) Yo solo voy a dejar constancia de los montaditos que comimos en Triana... que delicia!!!!! Montadito de chorizo, panceta y bacon con un botellín de cerveza por 2 euros!!

Tras patearnos casi toda Sevilla, meternos en varios bares para degustar todo tipo de tapas y, sobretodo, pasar mucha calor... llegó la hora de volver a la moto. Comentar que ese día, fuímos muy felices cuando dejamos la moto aparcada. Me refiero a que dejamos los sacos y esterillas atados con los pulpos y nos largamos el día entero... muy fácilmente podríamos haber vuelto y encontrarnos con que no teníamos donde dormir. Por suerte, allí estaba todo... no como en Lisboa cuando nos robaron los cascos :(

Hacía calor y no había una sola nube en el cielo: camping time!!! Nos dirigimos a un camping de Dos Hermanas donde dormimos como marmotas, estábamos reventados!!


Montando la tienda en el camping de Dos Hermanas

Sevilla - Olhos de Água
Me encanta ir de camping en la moto... tiene un no se que especial... algo que lo hace mucho más auténtico que cualquier otra forma de viajar :) pero tiene un gran inconveniente: el coñazo de desmontar la tienda, plegar los sacos y empezar a montarlo todo en la moto. No obstante, también hay que decir que en el momento en que atas el último pulpo, compruebas que la carga está bien sujeta y ya solo queda ponerte la chaqueta, el casco y los guantes... te viene una extraña sensación de felicidad.

Pinar de Aznalcázar
Pinar de Aznalcázar

Delante tuyo tienes la moto, tu segundo amor (como diga que es el primero me capan!!), lista y preparada para hacer kilómetros, con todo lo necesario para viajar donde sea... Hoy era un día muy especial, los dos estábamos muy contentos porque hoy llegábamos a Portugal!!

Ninguno de los dos habíamos estado antes en Portugal, así que independientemente del camino, del clima, o de cualquier otra cosa... hoy sería una etapa muy importante :)

El día acompañaba, hacía un sol radiante pero tampoco hacía demasiado calor... saliendo de Sevilla, cogimos una carretera que nos haría travesar el Pinar de Azlancázar. La carretera, de 40km/h, invitaba a ir observando el paisaje... cláramente esa carretera era más para ir en bici que no en vehículo.

Más tarde conectamos con la A-483, para luego seguir la A-472 hasta llegar a Huelva. Entre medias... una parada en un pequeño bar de Almonte, donde nos sirvieron unos buñuelos de bacalao y unos pinchos de melva, y otra parada en San Juan del Puerto para visitar una brasería especializada en carne de cerdo, donde probamos un delicioso secreto ibérico y unas puntillas.



Justo a la salida de San Juan del Puerto empezó a llover de forma copiosa, así que decidimos coger la autovía hasta llegar a Portugal, queríamos adelantar algo de camino para que no se nos hiciera demasiado tarde. Nos habían avisado de que en Portugal, las carreteras suelen tener mucho tráfico y, por lo tanto, se tarda mucho más tiempo en llegar a los sitios. De hecho, la gran diferencia entre España y Portugal, es que en España, por lo general, las carreteras ya no pasan por el centro del pueblo, casi siempre hay una circumvalación, cosa que no pasa en el pais luso, donde un pueblo es siempre un mínimo de dos semáforos.

Lloviendo llegamos hasta la frontera con Portugal por la A-49. Lo más llamativo es que nada más cruzar la frontera, el paisaje parecía cambiar por completo!! Había muchísimo verde... mucho monte sin explotar, sin polígonos industriales, sin urbanizaciones, etc...

No obstante, el primer contacto con el pais vecino no fué de mi agrado... la verdad es que ese día estaba un poco desanimado... llevábamos ya muchos kilómetros con lluvia y el panorama era de más lluvia... no se veía un solo claro en el horizonte. Además, tal y como nos habían dicho, el tráfico era terrible!! Tenía unas ganas locas por llegar al hotel o donde fuera y dormir... mañana seguro que sería un día mejor!!

Fué en uno de esos momentos de bajón, cuando de repente Cris me toca el hombro, señal de que me quiere decir algo, y me señala a la izquierda... rayos de sol!!! Parece que el cielo se empezaba a abrir. Y así fué... poco a poco la lluvia cesó y empezó a salir el sol... almenos podríamos llegar al hotel, pasado Faro, secos.


La entrada a Portugal no había sido, ni de lejos, lo esperado... pero no por nada especial... simplemente porque fué un día malo y el clima no acompañaba...

Olhos de Água - Cabo de San Vicente
Después del día de perros de ayer... hoy lucía un sol radiante, aunque ya sabíamos que esos días de sol radiante se acababan transformando en tardes de tormentas... Pero eso daba igual, hoy visitaríamos el cabo de San Vicente!!! Uno de los primeros checkpoints importantes del viaje!!


Pequeña visita a Lagos

Antes de llegar al cabo de San Vicente, hicimos una parada en Lagos, un pueblo precioso!!! Aprovechamos para ir un rato a la playa, no para bañarnos pero sí para descansar un rato y relajarnos :) Después, un pequeño paseo por la parte más antigua de Lagos para degustar unas Sardinhas y unas Batatas para cojer fuerzas y afrontar el último tramo del día.


Ya solo quedaba seguir la N125 y luego la N266 para llegar a Sagres, último pueblo antes de llegar al cabo.


Debían ser las 4 de la tarde aprox. cuando llegamos a Sao Vicente... el último tramo de la carretera hasta llegar al faro no tenía palabras... ver el faro al final de la carretera, mar por los dos lados y muchas gaviotas.... de postal!! De hecho, nos gustó tanto que decidimos pasar la noche en Lagos para poder volver al anochecer al faro y, además, ver salir la luna también, porque esa noche era luna llena :)

Al fondo, el faro de cabo Sao Vicente

Dicho y hecho, volvimos a Lagos donde encontramos hotel, con desayuno incluido, por 30 euros creo recordar. Dejamos las maletas y nos dirigimos de nuevo al cabo... Menuda diferencia! Después de una semana con la moto cargada hasta los topes, cogerla con el único peso del pasajero era como llevar una moto totalmente distinta :)



Una semana viajando en moto...
Llegados a este punto habíamos recorrido ya casi 2000 kilómetros, estábamos en Portugal y ya llevabamos varios días de moto... el viaje estaba saliendo de maravilla, los dos estábamos super contentos y super ilusionados porque todo estaba superando nuestras mejores expectativas!! Además... por delante nos quedaba todo Portugal!!! Lisboa, Oporto nos esperaban y, si daba tiempo, también podríamos visitar Galicia... si el viaje hubiera acabado justo en esta etapa hubiera sido algo espectacular... pero no, todavía quedaba más y mejor!! :)

Segunda parte de la ruta: desde Cabo de San Vicente hasta Finisterre.