lunes, 10 de septiembre de 2012

BMW Riders 2012 y el eje Pirenaico

Los días 7, 8 y 9 de septiembre se celebraba el décimo encuentro BMW Riders en la estación de esquí de Formigal. La escusa perfecta para pasar el fin de semana fuera de la ciudad!


Desde que regresamos de las vacaciones de verano, teníamos muchas ganas de volver a irnos de camping, de volver a ir con la casa a cuestas como los caracoles y recorrer kilómetros. La Riders era la escusa perfecta... además, Formigal queda lo suficientemente lejos de Barcelona como para que sea una buena ruta pero a todo tiempo no lo suficientemente lejos como para tener que estar el día entero en la carretera.

Dicho y hecho, el sábado por la mañana montamos las cosas en la moto y empezamos la ruta. Para llegar hasta Formigal fuimos por autovía. La idea era llegar lo antes posible para encontrar camping, montar la tienda e ir a pasar el resto del día a la concentración.


El trayecto de autovía entre Lleida y Huesca ha sido uno de los que más gasolina me ha gastado la GS desde que la tengo... aunque en cierto modo totalmente normal si tenemos en cuenta que éramos dos, ibamos con las maletas, colchoneta encima del baúl y, sobretodo, el ritmo era bastante alegre...


Encontramos camping en Escarilla, que quedaba a apenas 5 o 10 minutos de Formigal. Era algo caro, unos 23 euros, pero era el que más cerca quedaba... y total, para pasar una sola noche tampoco nos íbamos a volver locos intentando buscar algo más barato. La idea inicial era ir a un camping que había en la localidad francesa de Laruns, pero fué un acierto que nos quedáramos del lado español, porque del lado francés, a medida que entraba la noche, las temperaturas bajaron una barbaridad!!! Nos hubieramos pelado de frio por la noche.


Mucho más ligeros de equipaje ya por fin nos dirigíamos al recinto de la BMW Riders... el ambiente, como era de imaginar, era una pasada!!! La carretera estaba llena de grupos de motos que iban arriba y abajo. Como era de esperar, la gran mayoría eran BMWs, pero también habían de otras marcas. Al fin y al cabo, se trata de un encuentro de moteros y todos son bienvenidos :)


Nada más llegar al recinto lo primero que hicimos fué ir directos a la barra a pedir algo de comer. Teníamos bastante hambre y había leído que tenían Oktoberfest... ya contábamos con que no sería nada del otro mundo y que tampoco sería barato... es lo que tiene comer en estos sitios. Dos salchichas, una ensalada de patata y dos cervezas: 20 euros!!!

Caminando por el recinto, vi caras conocidas como la de Sergio Monchón o la de Fernando Retor... pero entre que soy un poco tímido y ellos estaban rodeando de mucha más gente perdí la ocasión de saludarlos. Pero al que sí que no dejé pasar la ocasión de saludar fue a Eduard (Ride to roots), ya me perdí la presentación que hizo en su día en el concesionario Keldenich y me supo muy mal. Se dió la casualidad de que cuando fuí a saludarle estaba también con Alicia Sornosa. Decir que Eduar me transmitió muchísima fuerza y muchísimas ganas de lanzarme a la aventura... y, aunque su viaje no ha sido de los más largos quizás ha sido con el que más identificado me he sentido. Por supuesto, compré una de sus papeletas para colaborar con Riders for Health.


Luego visita obligada a las distintas carpas de sponsors (pensaba que habría alguna más) y ya por la tarde estuvimos asistiendo a las charlas tanto de Eduar como la de Alicia. Fué en la charla de Alicia donde, para mi sorpresa, vi una cara muy conocida entre el público, la de Koper!!! Habiendo llegado hace tan poco tiempo de Nordkapp no pensaba que tuviera fuerzas para pasarse por la Riders... pero allí estaba!! No tuvimos mucho tiempo pero sí el suficiente para saludarnos y cruzar cuatro palabras. Otro día ya quedaremos con más tiempo :)


Como ya me había avisado alguna gente, el evento en sí no da para más... así que lo que nos sobraba de la tarde decidimos cojer la moto e ir hacia Francia. No tuvimos tiempo de hacer ruta hasta ningún puerto de montaña en especial... pero bueno, el trozo de carretera que hicimos desde Formigal hacia Laruns era precioso!!! Por un momento volvía a sentirme igual que en vacaciones... carretera, paisajes y nada más... que sensación!!



De vuelta en Formigal, decidimos ir a cenar al mismo pueblo, donde nos zampamos unas hamburguesas buenísimas y muy bien de precio!! Ya totalmente de noche emprendimos rumbo a Escarilla, al camping. Para el domingo teníamos planeado volver a Barcelona por la N-260, así que ibamos a necesitar el día entero. Ya no volveríamos a subir a la Riders


Sobre las 11 de la mañana, después de haber recogido todo y de meternos un desayuno de campeones, emprendimos la marcha hacia el eje Pirenaico. Esta ruta no era nueva para mi, en junio del año pasado ya la realicé con la Hornet, pero tenía muchísimas ganas de volver a hacerla y, sobretodo, de enseñarsela a Cris, sabía que le gustaría!!



Lo que más me gusta de esta carretera es lo variada que es. Tramos muy lentos, tramos muy rápidos, asfalto totalmente destrozado, asfalto nuevecito y, sobretodo, muchas curvas!! Como curiosidad, en uno de los tramos, nos cruzamos con un grupo de Montesas bastante grande.


Entre curva y curva, no pude resistir la tentación de meterme por una pista de las muchas que había a lo largo de la carretera. Ahora mismo no sabría situarla donde estaba esta en concreto... pero era muy guapa!!! Al principio era una pista más... pero poco a poco se iba transformando en un pedregal y con cierca inclinación... por lo que en uno de los trozos ya le tuve que decir a Cris que se bajase de la moto para a los pocos metros acabar dando la vuelta.


Todavía me falta cojer mucha confianza en terrenos dificiles... poco a poco lo voy intentando pero tampoco tengo prisa. Estabamos volviendo a casa, con todo el equipaje y no era plan de, por un capricho, cagarla y tener una caida tonta.


De nuevo en el asfalto curvas y más curvas hasta llegar a la Seu d'Urgell. La idea era continuar hacia Puigcerdà para luego subir a la Collada de Toses, pero unas nubes muy negras y unos cuantos relámpagos nos hicieron cambiar de opinión... así que desde allí mismo ya empezamos a bajar por la C-14 rumbo a casa.


Con la tontería, la GS ya casi ha llegado a los 10000 kilómetros y apenas tiene 3 meses... quien pudiera mantener ese ritmo!!! Aunque mucho me temo que, habiendo gastado ya todos los días de vacaciones y ahora que llega el invierno... mal lo tengo :)

En definitiva, ha sido un fin de semana genial!!! Mucha moto, mucho motero y muchos kilómetros!!! Y como siemrpe, unas fotos espectaculares gracias a Cris! Que aguanta como ninguna los kiómetros y kilómetros que hacemos...