sábado, 24 de noviembre de 2012

Almorzando en el Pla de la Calma

A veces no es necesario irse demasiado lejos para poderse relajarse del estrés de la ciudad. A apenas una hora en moto desde Barcelona tenemos el parque natural del Montseny. Un espacio de naturaleza donde disfrutar de buenas curvas, buenos restaurantes y, sobretodo, de aire puro.


Una de las muchos caminos que hay en el Montseny es el que va desde el pueblo de Tagament a Collformic pasando por el Pla de la Calma.


Ver mapa más grande

Antiguamente se trataba de una pista de tierra. Ahora, para suerte de algunos y pena de otros, se encuentra asfaltada hasta llegar al parque etnológico La Calma, una masía/museo perfecto para disfrutar de un buen almuerzo. Además, si el tiempo acompaña, puedes almorzar en la terraza disfrutando de unas vistas preciosas: el castillo de Tagamanent.

Botifarra de pagés con patatas fritas, tortilla francesa y pan con tomate, al almuerzo perfecto!

Con la barriga llena, es momento de continuar el camino dirección Collformic. En este punto el camino pasa a ser de tierra pero sin la más mínima complicación... Perfecto para poder hacer un poco de pistas con Cris y disfrutar del paisaje. Se trata de un camino muy habitual entre ciclistas y excursionistas, por lo que aunque la pista sea fácil hay que ir despacio para no llevarse un susto ni molestar a los demás. Ante todo hay que respetar :)



En poco rato se llega a Collformic. Aquí tenemos dos opciones, ir en dirección Seva y volver hacia Barcelona por la C-17 o ir en dirección La Costa del Montseny para volver a Barcelona por la C-35.

Nosotros ese día decidimos ir dirección La Costa, pero no para volver a Barcelona si no para subir hasta el Turó del Home, a 1706 metros de altura.


A medida que íbamos subiendo, empezó a aparecer una espesa niebla de la nada... la verdad es que molaba bastante (porque no era una carretera con peligro), tenía un aire muy a "Ruta del miedo" jajajaja

Lo bueno es que al llegar a lo más alto de la montaña, lucía un sol espléndido y la niebla formaba un mar de nubes muy bonito! Recordaba mucho el paisaje que se ve desde el avión.


Para la vuelta, por la carretera de Santa Fe del Montseny, también había bastante niebla y, al pasar por algunas zonas de arboledas y "fagedas", parecía que de repente te metías en un tunel ni luces ni nada... ese día no me cansaba de decirle a Cris lo mucho que necesitaría unos faros antiniebla para la GS jejeje

Una ruta sencilla pero muy divertida y, sobretodo, ideal para desconectar un rato.