miércoles, 7 de noviembre de 2012

Escapada al Pirineo Aragonés: Cañon de Añisclo y parque de Ordesa

Después de hacer la ruta del Col d'Aubisque le tocaba el turno al parque de Ordesa.

Al final el sábado amaneció sin lluvia alguna, así que decidimos hacer la ruta del parque de Ordesa. Así que emprendemos rumbo a Sabiñanigo para cojer una nueva carretera que va desde Sabiñanigo hasta Fiscal. Una vez en Fiscal, seguir la N260 hasta llegar a Aínsa para luego subir dirección Bielsa hasta ver el desvío del Cañon de Añisclo.


La carretera se va haciendo más estrecha a cada kilómetro, hasta que llega el punto en que no pasan dos coches a la vez sin que uno se meta en la cuneta. Por suerte no había demasiado coche y podíamos ir a nuestro ritmo y sin chupar matrícula :)


Al poco rato ya estábamos metidos de pleno en el cañon. Sin duda alguna era una de las carreteras más bonitas por las que había circulado. Era brutal!!! El agua era cristalina y había ido comiendo las rocas con el paso del tiempo hasta formar un paisaje muy característico.



Y por si ya fuera poco encima habían unos cuantos túneles de éstos que parecen grutas y que a mi me encantan!!!


Una vez acabado el cañon, pusimos rumbo a Torla, para entrar al parque de Ordesa y caminar un poco por él. Pero antes, no pude resistirme a meterme por una pista que apartaba de la carretera y se veía en muy buen estado... La pista, de apenas dos kilómetros, iba hasta una pequeña aldea llamada Sercué. Apenas cuatro o cinco casas pero que las estaban restaurando por completo. Tenía pinta de pueblo abandonado pero que hace poco habían decidido restaurarlo.



Seguimos por la carretera hasta llegar Fanlo, donde paramos para tomarnos unos refrescos y una tapa de queso :)


Y a partir de aquí empieza el festival de colores... verdes, amarillos, rojizos...



Apunto de llegar a Torla, en el pueblo de Broto, veo un cartel que señala a la cascada del Sorrosal... así que nos desviamos y menuda sorpresa! Una cascada bastante grande en una formación de rocas plegadas muy espectacular.


Ya que habíamos parado, decidimos descansar un rato y buscar algún sitio para comer en Broto. Y fué ahí donde tuve una revelación... Una Husaberg con sus pedazo de tacos el día después de caerme en barro por culpa de los neumáticos? xDD


Después de mi pequeña fantasía erótica, vemos un restaurante con un cartel muy efusivo...


Menudo timo!!! Entramos y resulta ser un restaurante super pijo... donde lo más barato es un menú de 20 euros... sí, los platos tenían muy buena pinta... pero un bar motero sin hamburguesas? sin frankfurts? Y no solo eso... Cuando nos sentamos en la mesa, la camarera nos trajo las cartas y Cris fué al lavabo. Nada más sentarse de nuevo en la mesa, vino la camarera a ver que queríamos, yo le dije: "todavía no lo sabemos porque ella ha ido al lavabo y no ha podido mirar la carta". Su respuesta no fué otra que soltar un resoplido e irse con mala cara... Encima que nos van a clavar un mínimo de 50 euros y resopla porque todavía no lo sabemos? Me tocó mucho los huevos... así que nos levantamos y nos fuimos. A tomar por culo... En cuanto nos vió salir por la puerta entonces sí que se dio prisa para intentar que no nos fueramos, pero no nos iba a hacer cambiar de opinión.

Me molesta muchísimo que gente que trabaja de cara al público, en el sector servicios, tenga una actitud como si te estuviera haciendo un favor...

Si vais a Broto, no entréis en el restaurante de la foto!!! Seguro que hay otro mejor y os tratarán mejor...

Total... al final con el lío este decidimos ir directamente al parque de Ordesa y luego ya pararíamos en otro sitio a comer...

Llegamos hasta la entrada al parque, dejamos la moto en el parking y nos fuimos a caminar un rato. Apenas nos adentramos en el parque, pero ya nos hacíamos una idea... los colores típicos del otoño, caminitos muy románticos y mucha gente de excursión.




El día había sido largo y ya estábamos hechos polvo... así que tocaba poner rumbo al hotel a pasar la última noche. El domingo ya teníamos que volver para Barcelona. También iba a ser la última cena en el fantástico restaurante de El Churrón... pimientos rellenos de merluza, canelones de setas con foie, secreto ibérico y estofado de jabalí... lo único que voy a decir es que vayais a probarlo vosotros mismos!!!!!


Por último, solo me queda agradecer a la gente de El Churrón tanto por el alojamiento, como por la comida y, sobretodo, por las rutas recomendadas :)