lunes, 26 de noviembre de 2012

Pequeña ruta por Osona

Este domingo había elecciones en Cataluña, por lo tanto, había que largarse de la ciudad, lejos de sondeos, entrevistas y demás parafernalia de ese circo que llaman política. Eso sí, primero de todo fuí a votar!

Como los días ya son muy cortos y empieza a hacer frío, el Pirineo no es tan buena opción de cara a salir el fin de semana, por suerte, mucho más cerca tenemos les Guilleries, un espacio natural donde disfrutar de la naturaleza y, sobretodo, del Otoño.


La ruta planeada era ir desde Vic hasta Olot por la C-153 pasando por Rupit y el Coll de Condreu, un puerto de montaña de apenas 1000 metros.

Una de las cosas que más llama la atención, son la multitud de senderos y caminos que, desde la carretera, se adentran hacia la montaña. Fué mientras comíamos unos bocatas para almorzar que estuvimos mirando detenídamente un indicador con todas las rutas que había en la zona. Ahí, vimos que había una pista que se adrentaba en la montaña hasta un lugar llamado Mare de Deu de la Cabrera donde según ese cartel había un mirador y una iglesia. Así que fuimos en busca de esa pista.


La pista era muy divertida!! Por lo general era muy facil pero tenía algún que otro lugar un poco más peliagudo... más que nada por alguna pendiente pronunciada o zonas con algo de barro... quizás lo que la hizo algo más complicada fué el hecho de que la última vez que me metí en una pista me caí, por lo que era más miedo que vergüenza :)


Durante un pequeño tramo la pista se convertía en camino asfaltado de nuevo. Un camino perfectamente delimitado por un manto de hojas.


A medida que íbamos llegando al santuario volvió la pista de tierra y muchísimas vacas! Todo estaba lleno de prados vallados.


Cuando por fin llegamos a nuestro destino, había que dejar la moto en una especie de parking que había, ya que el santuario estaba en lo alto de una montaña y solo se podía subir por unas escaleras que solo de verlas ya te cansabas!! Encima, con el traje de moto y las botas ya ni te cuento!!

Pero merecía la pena... a medida que íbamos subiendo el paisaje era brutal!! La única pena era que el día era totalmente soleado... había un poco de niebla, pero aún así, las vistas valían cada escalón que subías.




Cuando por fin llegamos arriba estábamos muertos... El santuario de Mare de Deu de la Cabrera era también  un pequeño bar/restaurante, lo mejor, el sistema que tenían para subir los víveres... y es que la única forma que hay de subir es por las escaleras... no hay forma de que un vehículo llegue hasta arriba.


De vuelta en la moto y después de la paliza de escaleras que nos pegamos... unos más que merecidos libritos que traímos de casa, este fin de semana tocaba salida Low-cost con tupper :)


De nuevo en el asfalto, seguíamos la C-153 dirección Rupit, donde pararíamos a tomar un café y a dar una pequeña vuelta por el pueblo. De siempre había escuchado que Rupit era un pueblo muy bonito, todo en plan casitas antiguas... pero nunca había estado.


El puente colgante realmente se mueve una barbaridad!!!


Empezaba a esconderse el sol, así que ya tocaba volver para casa. Ya no llegaríamos hasta Olot. Seguiríamos la C-153 hasta llegar a la Vall d'en Bas y desde allí la C-63 dirección Barcelona.


Pero justo al cruzar el puerto de Condreu, un último desvío en la ruta... un camino que apartaba justo en una curva y señalaba un mirador, el Santuari de la Mare de Déu de la Font de la Salut. Las vistas que había... juzgad vosotros mismos :)



El domingo llegaba a su fin... ahora sí ya tocaba volver hacia Barcelona después de un día por la montaña. Una excursión más y 300 kilómetros más para la saca :)