domingo, 10 de febrero de 2013

Europa en moto 2012 - 1a parte: España y Francia - De Pamplona a París

Día 1

Pamplona, 9 de la mañana. Primer día de nuestra aventura europea... El objetivo de hoy es llegar hasta la ciudad francesa de Burdeos, ciudad portuaria de la región de Aquitania. Pero primero teníamos que entrar en Francia, y lo íbamos a hacer pasando por Roncesvalles y la N-135.

Estamos hablando de Navarra... así que ya os podéis imaginar la carretera.

N-135 rumbo a Francia
Una vez cruzada la frontera, saltan todas las alarmas... el GPS se apaga!!! Enciendo de nuevo el GPS, todo parece estar correcto hasta que, a los pocos segundos, salta el aviso de batería baja y se vuelve a apagar. Parecer ser que no está cargando la batería... Tras un rato de investigar, me doy cuenta que el problema viene por la toma de mechero de la moto. Bueno, no de la toma exactamente, la toma funcionaba bien, el problema estaba en que el cable que tenía para cargar el GPS, a la mínima de cambio, no hacía buen contacto y dejaba de cargar, esto se acentuaba sobretodo al llevar la sobredepósito.

Con el GPS apagado... había que tirar de móvil
Por suerte, y a modo de precaución, llevaba unos mapas cargados en el móvil, eso nos salvó hasta poder mirar más detenidamente el problema del cable del GPS. El problema nos hizo perder algo de tiempo y, sobretodo, ir algo más lentos... pero tampoco suponía un problema, teníamos tiempo de sobras.

Se acercaba la hora de comer, así que decidimos entrar en un Carrefour y hacer una pequeña compra. Cris se quedó maravillada con la selección de quesos que tenían... así que el menú del día fue Taboulé, queso y unas tostadas.


Durante la pausa, aprovechamos para cargar un poco el GPS, sin movimientos raros, el cable funcionaba bien... eso nos daría el tiempo suficiente para que, una vez llegados a Burdeos, el GPS nos pudiera indicar la localización exacta del camping.

Justo a las 7 de la tarde, por fin llegamos al camping. Mucho más tarde de lo esperado, y bastante cansados, decidimos quedarnos ya en el camping.


Mientras Cris acaba de montar la tienda y colocar los sacos... yo iba a aprovechar para solventar el tema del GPS. Por suerte (muchísima suerte) en el equipaje iba una toma de mechero stándard para colocar directamente a la batería. Resulta que me llegó justo el viernes de partida, fue un pedido por internet que se retrasó y ya no pensaba que llegara a tiempo, que cosas...

Toma de mechero instalada en el manillar... ahora sí, el GPS carga a la perfección!
Con el problema del GPS arreglado, estuvimos planeando el próximo día... Había que levantarse pronto para visitar Burdeos y, la intención, era llegar hasta Tours.

Camping de Burdeos

Día 2

Después de recoger todo y pagar el camping, nos dirigimos al centro de la ciudad para poder visitarla y, sobretodo, desayunar!!

Vistas de la catedral del Saint André desde la calle Vital Carles
Justo al lado de la catedral, en un pequeño mercado, nos compramos unas crêpes, unas napolitanas y unos dulces típicos de la ciudad de Burdeos llamados Cannelés Bordelais... menudo chute de azúcar nos metimos!!

Cannelés Bordelais
Seguimos paseando por la ciudad y nos topamos con otra belleza de la ciudad, la Grosse Cloche, un campanario construido en el siglo XV y puerta utilizada por los peregrinos camino a Santiago de Compostela.

Grosse Cloche, campanario y puerta de los peregrinos
Seguimos con la Puerta Cailhau, otra construcción del sigo XV, de estilo gótico, utilizada para vigilar el río Garona y que marcaba la entrada a la ciudad.

Puerta Cailhau
El puente de piedra, el Miroir d'Eau o el mercadillo de Saint Michel fueron algunas de las otras cosas que pudimos ver. La verdad es que es una ciudad muy bonita! Pero ya iba siendo hora de emprender de nuevo la ruta, rumbo a Tours.

A diferencia del primer día, hoy el trayecto era totalmente llano y rodeado, continuamente, de viñedos.


Largas rectas y bastante calor marcaron ese día... era un poco aburrido incluso. Poco a poco íbamos viendo  que no podríamos llegar hasta Tours. La visita a Burdeos nos hizo coger la carretera bastante tarde.

Después de comer unos bocatas en alguno de los muchos pueblecitos que íbamos cruzando, decidimos parar en Saintes para tomar un café. Aquí pudimos deleitarnos con la estupidez suprema que pueden llegar a tener algunas personas... no voy a decir franceses porque ya en cualquier sitio te encuentras personajes así...

Paramos en el típico café-panadería, pedimos dos cafés con leche y nos sirven una maravillosa agua de fregar con un brick microscópico de "crema"... el resultado, como os podéis imaginar, era un café peor que los de máquina a 50 céntimos, eso sí, 2 euros y pico cada café...

Para más inri, le pedimos a la mujer si nos podía dar otro potecito de leche, a lo que nos responde que no, que solo uno por persona... ¡Vaya tela!

¡Fuck you!
Volvemos a la carretera rumbo al camping municipal de Poitiers, gentileza de la lista de campings que cargué en el GPS... pero cual fue nuestra sorpresa cuando nos plantamos en la entrada y aquello estaba más abandonado que los libros de texto de la generación "ni-ni". Así que acabamos en Chasseneuil-du-Poitou, a las afueras de la ciudad.

Como era pronto, decidimos descargar equipaje y visitar Poitiers, así el día siguiente haríamos carretera desde primera hora.

Palacio de Justicia
Poitiers era una ciudad fantasma! Era domingo y casi todas las tiendas y restaurantes estaban cerrados... por lo que tampoco había nadie por la calle salvo cuatro turistas despistados como nosotros.

Plaza del ayuntamiento de Poitiers
No obstante, la ciudad es bonita, la parte antigua estaba muy bien conservada y había muchas calles peatonales que las habían hecho hace poco. Como ya se estaba haciendo tarde, decidimos buscar algún sitio para cenar... no teníamos comida y tampoco había ningún super o paki abierto... así que estábamos abocados al "sangramiento" que nos iban a hacer.

No recuerdo exactamente que cenamos... sí que eran platos únicos y que, al menos, estaban ricos, pero fue carísimo!!! No hicimos ningún drama de ello, sabíamos que en París sería muchísimo peor la cosa jajaja

De vuelta al camping, muy cansados, tocaba un sueño reparador... mañana teníamos previsto llegar a París!

Día 3

Más bonita no puede ser... una GS pide equipaje a tope y mucho kilómetros!! :)
Amanece, por decir algo, un nuevo día... frío, gris y amenazando lluvia. Después del ritual de recoger todo y montarlo en la moto, ponemos rumbo a Tours, Orléans y, finalmente, París.

Los primero kilómetros transcurrieron por una carretera repleta de camiones y furgones de reparto, encima, siendo lunes, era un no parar.

Típico bar de carretera...
Al poco rato, paramos en un pequeño bar de carretera a desayunar algo. Nuestras expectativas eran casi nulas... con que tuvieran un café decente nos conformábamos. Pero al entrar nos llevamos una grata sorpresa!!

Sorpresa!!!!
Vaya vaya.... si resulta que hemos ido a caer en un bar motero!! Estábamos muertos de hambre, así que le preguntamos al cocinero que nos podía hacer y nos recomendó el "Sandwich American". Que bien sonaba eso!!! De mientras, pedimos unos cafés con leche y, a diferencia del primer día, nos ponen esto:

Esto SÍ que es café!!
Una jarrita de café y otra de leche... es más, las cantidades de las jarras nos dio para hacernos dos cafés con leche cada uno!! Menuda diferencia con el café del otro día. Pero lo mejor todavía estaba por llegar. Cuando vimos venir al cocinero con nuestro "desayuno" los ojos nos brillaban...

El desayuno que toda persona se merece... jeje
Eso no era un sandwich... era una pedazo de hamburguesa disfrazada!! El bocata en cuestión llevaba una hamburguesa (buenísima), cebolla, tomates y una salsa especial; todo acompañado con patatas fritas, mostaza de dijón y ketchup! QUE BUENO QUE ESTABA!!!!! Encima resultó ser super barato!! Después de darles mil gracias y decirles lo bueno que estaba todo, volvimos a la carretera.

Poco a poco nos alejábamos de la ruta de camiones y furgonetas y empezábamos a circular por carreteras mucho más bonitas. Sitios como Amboise o Blois fueron paradas que no teníamos planeadas y era preciosas!!

Chateau d'Amboise, Amboise
Château Royal, Blois
Aquí la lluvia ya había echo acto de presencia, aunque poca cosa. Pero gracias a esa lluvia se veía todo muchísimo más verde, así que no había ninguna queja.

Más tarde, tras una pequeña compra en un super cualquiera, hicimos un pequeño picnic donde pudimos. De nuevo no pudimos resistirnos al surtido de quesos.

El terror de todo queso...
Unas cuantas horas más tarde, y después de poder comprobar lo increíblemente terrorífico que son los accesos a París, pudimos llegar al camping, situado en Neuilly-sur-Marne, y que, para nuestra sorpresa, solo costaba 15 euros la noche!! Del camping al centro de París era apenas media hora... genial!!

Después de montar la tienda, ya iba siendo hora de cenar... esta vez tocaban unos maravillosos fideos chinos.

Menú delicatessen: fideos chinos de 50 céntimos la bolsa
Y por último un pequeño paseo por la zona... mañana íbamos a visitar París! La ciudad el amor :)

Los alrededores del camping situado en Neuilly-sur-Marne



Post relacionados


Europa en moto 2012 - Preparativos Europa en moto 2012 - 2a parte Europa en moto 2012 - 3a parte Europa en moto 2012 - 4a parte