miércoles, 13 de marzo de 2013

Monegros off-road - Un fin de semana increible!!!

El primer fin de semana de marzo había programado un evento muy especial. Nueve motos, un fin de semana y un claro objetivo: disfrutar de las interminables pistas de Los Monegros.


A principios de Febrero, Vicente me explicaba por Facebook el grupo que estaba organizando para ir a Los Monegros. Se trataba de gente de distintas partes de España con una misma ilusión, disfrutar de un fin de semana trail a lo bestia. Ante tal evento... no podía decir que no :)

Era la ocasión que siempre había estado esperando... primero porque ya hacía tiempo que tenía pendiente  quedar con Vicente para salir a rodar juntos y, sobretodo, porque tenía muchísimas ganas de hacer una salida off-road en grupo, ya que es una de las mejoras formas de aprender a rodar fuera del asfalto.

Los pilotos

Javi - A Coruña - Yamaha XT1200Z Super Tenere
Oscar - Madrid - Yamaha XT660 Tenere
Edu - Madrid - Honda Africa Twin
Samu - Madrid - Honda Africa Twin
Juan - Murcia - KTM 640 Adventure
Koldo - Bilbao - BMW F800GS
Hugo - Barcelona - Yamaha XT600E
Vicente - Barcelona - Yamaha XT1200Z Super Tenere
David - Barcelona - BMW F650GS Twin (el único sin llantas de radios xD)


La ruta

La ruta planeada consistía en encontrarnos en una gasolinera, a las afueras de Zaragoza, el viernes sobre las 12 de la mañana. En ese punto, aparte de conocernos en persona, bajaríamos presiones y gaaaaaaasssss !!!! Un primer track de algo menos de 200 kilómetros hasta llegar al camping, situado en Alcubierre. El sábado, una ruta circular de aprox. 300 kilómetros a través de Los Monegros. Y por último, el domingo, la triste tarea de desmontar el campamento y emprender el camino de vuelta a nuestras casas.

El encuentro

Vicente, Hugo y yo habíamos quedado sobre las 7.30 en la gasolinera de la AP-7 cercana a Bellaterra. Por delante nos esperaba un interminable tramo de autovía hasta llegar a Zaragoza. 


Tengo que reconocer que esa noche apenas conseguí dormir dos o tres horas... Tengo la mala costumbre de dejar las cosas para última hora, por lo que esa noche todavía tenía que acabar de preparar el poco equipaje que llevábamos y, sobretodo, revisar que no me dejara nada. Pero también fueron los nervios los que no me dejaron dormir... parece mentira que un servidor, con sus casi 30 años, pasara los mismo nervios que un crío apunto de ir por primera vez de colonias :)

Por suerte, aun a pesar de haber dormido tan poco, la ilusión que tenía me hizo levantarme como un resorte de la cama. No tenía el más mínimo sueño!! Me enfundo el traje, lleno la camelbak de agua, me despido de Cris y carretera!! Se me hacía raro dejar a Cris en casa... lo normal es que en estos momentos estuviéramos los dos colocándonos el traje, con una sonrisa de oreja a oreja y apunto de emprender ruta.

Después de tres horas interminables, por fin llegamos al punto de encuentro. Por fin estábamos todos juntos!! Después de millones de mensajes por Whatsapp y Facebook, nuestros móviles podrían descansar en paz!! xD


Era el momento de bajar presiones y prepararnos para el primer tramo del track. Todos estábamos un poco nerviosos... después de tantos kilómetros por asfalto había que cambiar el chip y ponerlo en modo off-road. La ruta de hoy tendría la dificultad añadida de ir con todo el equipaje... lo que hacía que las motos fueran mucho más pesadas. Había que ir con cuidado!

Viernes: Zaragoza - Belchite - Alcubierre

Las pistas estaban genial!! Secas y sin polvo, salvo algún pequeño trozo con barro... Los primeros kilómetros fueron, sobretodo, una toma de contacto con la moto, las ruedas y el terreno. Si bien es cierto que el pasado fin de semana estuve por la zona del Garraf para probar los Heidenau, nada tenían que ver estas pistas con las que hice. Mucha más velocidad y terreno mucho más roto.


No obstante, me encontraba muy agusto encima de la moto, las alzas fueron todo un acierto!! Tenía miedo de no ser capaz de aguantar el ritmo que llevaran los demás... pero conseguí no descolgarme en ningún momento (bueno, casi ninguno...). Como estaba disfrutando!!

Los parajes por donde transcurría el track eran preciosos!! Yo pensaba que Monegros sería todo desértico... pero resultó ser muchísimo más verde de lo esperado.

Las primeras zonas complicadas hicieron acto de presencia en forma de un gran charco, que escondía unas roderas muy traicioneras, y una bajada por un pedregal donde toqué con el protector del carter en el suelo en varias ocasiones.


Pero lo mejor todavía estaba por llegar, el barranco de Zafrane, una riera de apenas un par de kilómetros pero que nos puso en algún que otro apuro. Para empezar, la entrada a la riera era de lo más amenazante. Un paso estrecho, lleno de vegetación seca que había que ir apartando y unos charcos que, algunos de ellos, eran bastante profundos! Fue a la salida de uno de estos charcos cuando, al no dar gas de forma suave, me fui al suelo (sin consecuencias).


Pasado el barranco, no pudimos evitar parar a comentar lo guapo que había sido... así que ya aprovechamos para comer en esa misma zona, el hambre apuraba y además era bastante tarde!! Lo "peor" es que todavía quedaban muchos kilómetros de track y ya eran las cuatro de la tarde!


Después de comer, pusimos rumbo a Belchite. Eran unas pistas de tierra compactada, muy rectas y, sobretodo, muy rápidas!! A ritmos de hasta 80 kmh, nos sentíamos como unos dakarianos jeje


Tras visitar las ruinas de Belchite, emprendíamos la última parte del track. Ya teníamos claro que no lo podríamos completar... era tarde y el cielo amenazaba agua, por lo que decidimos ir tirando hasta que se hiciera de noche, momento en el cual saldríamos del track a buscar una carretera hasta llegar al camping.

Pero claro... pecamos de inocentes! Y es que no sabíamos la sorpresa que nos esperaba más adelante... un tramo de apenas 100 metros donde 6 de las 9 motos que íbamos quedaron enterradas en una arcilla infernal.


El problema ya no era solo el no poder continuar por esa pista... era sacar las motos de allí para poder dar media vuelta! Entre todos fuimos capaces de sacarlas de la arcilla, pero el precio fue caro. La F800GS de Koldo y la XT1200Z de Javi partieron el guardabarros delantero! Y apunto estuvo la de Vicente...


Por si fuera poco, mientras acabábamos de remendar los maltrechos guardabarros, empezó a llover. Teníamos que salir de allí como fuera! Empezamos a deshacer los últimos kilómetros del track hasta volver a encontrarnos con la última carretera que habíamos cruzado, pero el camino fue duro... de noche, lloviendo y con un terreno que cada vez resbalaba más.

Cuando por fin pisamos asfalto, aún a pesar de estar lejos del camping y estar lloviendo, nos pareció toda una victoria! Acabaríamos llegando al camping casi a las 10 de la noche, mojados y hechos polvo... con las fuerzas justas para montar la tienda y poco más.

El primer día había sido realmente duro, mucho más de lo esperado... pero muy satisfactorio!! Nos moríamos de ganas por que llegara el sábado y liarnos a ese pedazo de track de casi 300 kilómetros :)

Sábado: Alcubierre - Alcubierre

Después de pasar una noche gélida, el sábado amanecía con un sol radiante! Ni una sola nube en el cielo que amenazase con lluvia... hoy el día pintaba genial!!! El único punto negativo de la mañana fue que el comando Madrid nos tuvo que dejar... por lo que hoy solo quedábamos seis motos en ruta.


El track empezaba con una bajada de infarto... una bajada que nos hizo despertar de golpe a los que todavía íbamos medio dormidos! A partir de aquí, nos fuimos encontrando algo más de barro que el día anterior, y es que por la noche descargó bastante agua. Por suerte, era un barro muy fácil, nada que ver con aquella arcilla que parecía pegamento. Sí que hubo un tramo algo más complicado, un pequeño tramo de barro por el cual había pasado un tractor y dejó unas roderas que daban miedo!


Pasado este punto, conectamos con unas pistas cada vez en mejores condiciones, hasta llegar a unos caminos de tierra muy compactada y algo de arenilla... pistas con una tracción buenísima pero que te dejaban divertirte mucho en las curvas jeje Disfrutamos como cochinos dando gas!!


Pero la tarde todavía iba a ser mejor... de nuevo unas pistas en perfectísimas condiciones por las que era una delicia circular. Lo más espectacular iba a ser la Sierra de Jubierre, con una subida al más puro estilo Pikes Peak!!! Los tubos de escape rugían que daba gusto... la mayor recompensa fue al llegar a lo más alto. Que vistas!! A partir de aquí, una serie de senderos mucho más estrechos y muy rotos, con unos baches que en más de una ocasión provocaron llantazos que ponían los pelos de punta!!


De nuevo, al igual que el viernes, el track se nos estaba haciendo muy largo. Además, a medida que pasaba la tarde, unas nubes muy negras se iban acercando cada vez más...

Este tramo del track fue el más duro. El cansancio acumulado, un terreno mucho más roto y técnico y las frecuentes "media vuelta" porque el camino que marcaba el GPS no existía, estaban haciendo mella. Por lo que decidimos abandonar el track original y adaptarnos a las condiciones actuales.


Aún recortando el track, la jornada había sido brutal!!! De nuevo en el asfalto, de camino al camping, hacíamos un análisis de la jornada... pistas rápidas, "escaleras" de piedra, caminos estrechos... hoy lo habíamos visto todo!! Bajo mi punto de vista, el día rozó la perfección... de los 300 kilómetros que teníamos previstos, creo que no llegamos a los 200 (no he mirado los datos exactos del GPS) pero fueron muy intensos! El cuerpo ya no podía más... paramos en una gasolinera para repostar, descansar un rato y volver a poner presiones de carretera. Ya no había previsión de más pistas en lo que quedaba de fin de semana...


Una vez en el camping, tocaba la mejor parte: ducha, bocatas y cerveza. Era momento de revivir lo ocurrido durante el día, comentar aquella curva donde derrapó la moto, aquel bache donde pegamos el llantazo, etc... todo entre risas. Unas risas de niños pequeños que habían disfrutado como nunca encima de la moto.

La despedida

Pero llegó lo inevitable... la despedida!! Javi, Koldo y Juan partirían en plena madrugada, por lo que nos despedimos entre abrazos (y promesas de volvernos a ver) antes de irnos a dormir. A la mañana siguiente, solo quedábamos en el camping Vicente, Hugo y yo. De nuevo nos esperaba un largo y aburrido trayecto de vuelta a Barcelona... atrás quedaban dos días alucinantes que, sin duda alguna, sentarán las bases para más y mejores aventuras off-road!!! No me cabe la menor duda!! :)


Solo me queda enviar un abrazo muy fuerte a todo el grupo, porque si las pistas eran buenas... el grupo era todavía mejor!!!